El miércoles, 23 de enero de 2019, Gregory Pérez, secretario ejecutivo de la Unión Nacional Bautista de Jóvenes, en su ciudad, San Felipe, Estado Yaracuy, se encontraba en un centro de comunicaciones para enviar correos de su trabajo y otros particulares. Súbitamente, se vio envuelto en una masa de gente que participaba de una marcha y estaba siendo reprimida por fuerzas policiales. Debido a la tensión, los dueños del local pidieron a los usuarios salir de inmediato, entre ellos Gregory. Por esa razón, corrió para resguardarse en una casa del sector, pero de allí lo sacaron arbitrariamente los uniformados y lo llevaron detenido a la Comandancia General de la Policía del Estado.

Gregory Pérez quedó detenido los días 24 y 25 para presentación ante el Ministerio Público. El domingo 27 fue llevado a audiencia y en la noche quedó privado de libertad hasta que Fiscalía presente las pruebas de los delitos con los que, presuntamente, incriminan a más de 70 personas: asociación para delinquir, terrorismo, uso de artefactos explosivos, obstrucción de la vía pública y resistencia a la autoridad. En esta fase preliminar, la abogada Yaneira Darlin Díaz, una hermana en la fe, es quien lleva su caso y por quien hemos venido orando.

 

Recientemente nos hemos enterado de la gran noticia de la liberación de este hermano. Dios ha escuchado las oraciones y estamos muy agradecidos por su intervención. Sigamos firmes y adelante. Si estamos unidos y confiamos plenamente en nuestro Señor, nada es imposible.